O-KAERI NASAI

maikos tadaima -en casa-Coches de ocasionanunciosjuegosTest de VelocidadLetras de cancionesCompra y venta de pisosOfertas de Trabajo

martes, 7 de abril de 2009

SHIKOMI. El verdadero comienzo


Cuando una joven decide dedicar su vida a ser una geisha y vivir como tal, debe pasar varios años estudiando y aprendiendo a dominar los diversos artes relacionados con su oficio, la mayoría de los cuales lo hará siendo una maiko. Pero antes de eso, en cuanto se incorpora a la okiya, pasa por una primera fase en la que se la conoce como Shikomi, etapa que ha quedado en desuso en algunas comunidades pero que sigue existiendo en muchas otras.
A partir de los 16 años pueden solicitar su ingreso en una okiya, contando con la aprobación de los padres, que llegan a un contrato verbal con la okâsan
o dueña llamado kakae y se comprometen a no
tener ningún contacto con la chica durante un tiempo
determinado que suele durar dos meses.
El trabajo de la shikomi consiste fundamentalmente en realizar las tareas de limpieza de la casa, lavar la ropa, ayudar a sus hermanas mayores, geishas y maikos a vestirse para asistir a reuniones y esperarlas para desvestirlas y desmaquillarlas, sea a la hora que sea, la una, las dos, o altas horas de la madrugada. Todo ello combinado con la asistencia a la escuela de geishas y sus estudios. Es una etapa dura, que sirve para que sólo continúen las chicas con verdadera vocación, ya que muchas se desengañan y acaban volviendo a sus casas.
Al cabo de dos meses pueden visitar a su familia, pero apenas tienen tiempo, duermen pocas horas y deben estar siempre disponibles para las hermanas. Están obligadas a aprender el dialecto de Kyoto, originario de la corte imperial, para comunicarse, mucho más suave y menos expresivo que el japonés; deben tomar clases para tocar el shamisen, la flauta, percusión y aprender a bailar el Odori (baile tradicional japonés). Todo ello dura aproximadamente seis meses dependiendo de los conocimientos previos de la joven y es financiado económicamente por la okiya a la que pertenece.
Cuando está suficientemente preparada, debe superar el examen de ingreso en el teatro Kaburenjo, que consiste sobre todo en danza y música.
En cuanto a su vestuario, la shikomi viste a la manera occidental, no suele usar kimono salvo en ocasiones puntuales y en el examen de ingreso. Es libre de utilizar pantalones, camisetas y todo aquello que le resulte cómodo para su trabajo. Igualmente puede prescindir de maquillaje o pintarse al modo occidental y su peinado suele ser una simple cola de caballo o un moño.








Geisha y maikos en la puerta de la okiya. La que cierra es la shikomi.
A la derecha shikomi acompañando a la geisha Kikuno.







2 Hablan los Danna:

Sidel dijo...

Muy interesante, la verdad es que te tiene que gustar porque supongo que los meses a prueba serán bastante duros, besitos!

Naoko Hatake dijo...

vaya!!! si que deben trabajar duro... O.o