O-KAERI NASAI

maikos tadaima -en casa-Coches de ocasionanunciosjuegosTest de VelocidadLetras de cancionesCompra y venta de pisosOfertas de Trabajo

domingo, 31 de enero de 2010

KATANA






Inazuma ni
Satoranu hito no
Tôtosa yo


Qué santidad
la del hombre que ante un relámpago
no comprende la Realidad






Tsuka y Nagasa se enfrentaron, mirándose retadoramente.
Se conocieron en la forja del maestro creador de los antiguos sables, para ser compañeros de los temibles soldados del Imperio. Sudor, acero, esfuerzo y maestría se reflejaban en sus miradas, en el filo rasgado de sus ojos. Se enamoraron, y entendieron que su existencia dependía el uno de la otra, comprendieron que su unión era necesaria, y que aportaría vida al mundo para el cual nacieron.

Tsuka vestía de negro. La novia prescindió del blanco, pues no es color de vida sino de muerte, el color de la mortaja del Samurái, su existencia protegida bajo el O-yoroi. La piel del tiburón era su Same, su ropaje de gala, su envoltorio protector que la unía a Tsuka-Ito, la encordadura que conectaba su existencia con el mundo exterior, y del cual, era su corazón.
Tsuka se adornó para Nagasa, se adueñó de Menukis que volaron a sus costados, para realzar su belleza y unir su vida a la de su amado, sumando suerte para su futura familia, suerte en las guerras y combates.

Nagasa respondió, y al calor de la forja, meciéndose entre el fuego, se dividió en tres partes, alumbrando tres compañeros más para Tsuka.
De su fuerza y del acero surgieron Nagako, Sasaki y Kissaki.
Nagako se introdujo en ella, fieramente, uniéndola a Nagasa por siempre y para siempre; Sasaki brilló como el sol, creciendo de su vientre, despertándo al espacio con su longitud; Kissaki besó el aire con su punta mortal, jurándole fidelidad, protección y vida. Los hijos del fuego habían despertado...
Tsuba acudió veloz, adornada y hermosa como dama de honor, ostentando símbolos de su país, flores y plantas milenarias para sellar definitivamente la unión de los amantes.

El herrero contemplaba el nacimiento de su obra, la llegada al mundo de un arma mortal, única en su esencia y en su espíritu, llena de vida para su portador, el elegido...

El fuego venido desde el mismo Infierno transportó en su viaje las manos del artesano, doblando la hoja, una vez y otra, cientos, miles de veces, golpeando y dándo vida al acero, golpe a golpe de martillo, ignorando el sonido de la tortura que cubría su futuro esplendor.

Habaki y Fuchigane acabaron de forzar la unión, testigos únicos ante el maestro herrador del nacimiento de la brillante hoja de luz, portando su prestigio y su conocimiento, inmóviles ante el sol del amanecer. Con su presencia, quedó sellado el sable por toda la Eternidad.

La Vida del Samurái, su espléndida Señora, su eterna protectora, estaba a punto de contemplar la Luz del Sol...

La ligera, la "Segadora de Almas", cobró vida ante los ojos del maestro, del sensei herrador...

Permaneció quieta, demostrando su poder infinito, su vibrante estructura y susurró al viento su fuerza y su furia.
Lanzó al espacio una llamada de complicidad, para que acudieran sus hermanos y estuvieran presentes en el momento de felicidad y de unión. A ella respondieron  Hi, poderoso moderador de las tensiones, bajo cuya directriz, los sucesos seguirían su rumbo, imperturbables, garantizando solidez y resistencia en el amor entre los esposos; Mekugi, cuerpo flexible, bambú que anudó y ató los sentimientos de los esposos, atrapando con ellos a su propia mujer, Mekugi-Ana.. para evitar que el tiempo deteriorara su relación y su vida en común.

La Luz del amanecer siguió conquistando a nuevos invitados que acudieron al nacimiento del amor entre marido y mujer;  Moto-Haba y Moto-Kasane, los cuales se acoplaron a Nagasa, regalandole grosura y anchura, poder y fortaleza. Junto a ellos arribaron como un suspiro de humo de la forja Mune y Niké, para dar equilibrio y templanza.
Sori, la madrina, otorgó sus bendiciones junto a Mei, el cual firmó como sacerdote de los dioses,  y sonrieron ambos, iluminados por la luz y el calor del fuego creador, aspirando el olor del acero, del cobre y del bronce.

Una vez unidos para siempre, los esposos y sus invitados se resguardaron en la Saya, su hogar inmortal, perfumada con el aroma de las magnolias y de los sakuras en flor. Atravesaron la puerta, el Koi-Guchi,  y sintieron su protección y su bienvenida, su calor y suavidad, su lecho marital y su descanso.

La Eterna, la brillante hoja del alba, hija del fuego y de la forja, descansó su primera noche bajo la atenta mirada del sensei herrador, el maestro armero que le dio la vida y la existencia, para servir a un único portador, al que ella misma elegiría la segunda noche de su vida,  desde que atrapó la luz del sol.
Faltaba la última y definitiva unión...



El guerrero detuvo su corcel pocos metros antes de llegar a la vieja cabaña donde el armero fabricaba sus hermosas Señoras, las más intrépidas, veloces y fuertes del todo el país. Se acercó indeciso a la entrada, sintiendo un calor intenso debido al trabajo en la forja, los ruidos de los golpes de martillo contra el yunque, creando nuevas hojas de acero, nuevas compañeras al servicio de los hombres que las blandirían con orgullo, seguridad y confianza.
Pero al mismo tiempo llegaba hasta sus oídos un murmullo, un ruido suave e indefinido.
Traspasó la puerta sintiéndose de repente inseguro, sin entender qué le estaba ocurriendo, a él, uno de los grandes samuráis al servicio del Shogún Tokugawa; algo vibró en sus sentidos, reverberando en su cerebro, haciendo latir con fuerza su corazón, erizando la piel de sus brazos, de su nuca, y un escalofrío lo recorrió por entero. Pero no sintió miedo sino una emoción que no podía describir, como cuando un hombre conoce a una mujer y se enamora de ella al ver su rostro por primera vez.
Sabía que estaba allí su Protectora, la que le acompañaría el resto de sus días.

El maestro lo recibió con una inclinación de su viejo cuerpo y mediante gestos le indicó que lo acompañara hasta una cercana habitación. Las puertas se abrieron para dar paso al soldado, y éste quedó mudo por lo que sus ojos contemplaron: las más hermosas y poderosas katanas fabricadas por el hombre; relucientes, espléndidas, con un brillo mortal y cegador reflejado en sus filos.
Las miró, una por una, y volvió su rostro al herrero con un signo de interrogación en la mirada.
El hombre forjador de las katanas comprendió su pregunta y le tranquilizó diciéndole:

-Gran Señor, no temáis por lo que véis, pues sólo una de ellas es para Vos; todas son dignas de vuestras manos, pero existe Una que os acompañará en vuestra existencia y en vuestra muerte. No debéis elegir a ninguna, pues Ella ya os ha elegido a Vos...-

El Samurái sintió en ese mismo instante que un rayo de luz impactaba de lleno contra una de las espadas apartada en un rincón;  tan bella relució en ese momento que su filo iluminó la estancia. Su corazón atrapó el murmullo suave de la hoja vibrando en el aire, transmitiendo su vínculo con el que sería su futuro y único portador.
Se acercó a ella con temor casi reverencial, la llevó a su frente para sentirla más cerca de él, y en un impulso salido de lo más profundo de su conocimiento y de su alma, besó a Tsuka, y acarició a Nagase.
El viejo sensei forjador sonrió a su lado.
La Unión se había completado.





KATANA : Sable largo japonés de un sólo filo, arma del Samurái, del Ronin, y del soldado japonés en términos generales.
TSUKA : Mango de la Katana.
NAGASA : Longitud de la Katana.
O-YOROI : Armadura del guerrero, del Samurái.
SAME : Forro de la Tsuka, confeccionado a partir de la piel de tiburón o de la raya.
TSUKA-ITO : Encordadura del mango, de la Tsuka, cuya finalidad es que la mano del samurái no resbale al contacto con el Same.
MENUKI : Aplicaciones metálicas ornamentales en los laterales del mango -Tsuka-, considerados amuletos, están en contacto con los dedos del samurái y son muchas veces una joya de familia.
NAGAKO : Extensión de la hoja que está engarzada en el interior de la Tsuka y que sirve de nexo de unión entre el mango -Tsuka- y la hoja -Nagasa-. (Espiga).
SASAKI: Filo entendido como la totalidad afilada de la hoja.
KISSAKI : Punta del arma que está afilada con total precisión y se utiliza para cortar a los enemigos con movimientos rápidos y certeros.
TSUBA : Guardamanos de la Katana, protege las manos del soldado de cortes durante el combate.
HABAKI : Parte metálica ulterior a la Tsuba que ayuda a fijar el Nagako al interior de la Tsuka.
FUCHIGANE : Parte anterior a la Tsuba, de metal y de función aseguradora.
SENSEI : Maestro.
HI : Surco longitudinal en la hoja, utilizado para aligerar la pieza. Otra de sus funciones es absorber y repartir la tensión de los golpes, evitando el deterioro o la torsión de la hoja.
MEKUGI : Pasadores que sujetan la Tsuka (mango) al Nagako (espiga), solían ser de madera de bambú.
MEKUGI-ANA : Agujeros para los pasadores.
MOTO-HABA : Ancho de la hoja.
MOTO-KASANE : Espesor de la hoja en el Habaki.
MUNE : Contrafilo.
NIKÉ : Rebaje del nervio de la hoja.
SORI : Curvatura de la katana.
MEI : Firma del armero, del maestro herrador.
SAYA : Funda de la katana, fabricada con madera de magnolia lacada.
SAKURA : Cerezo, árbol emblemático en Japón.
KOI-GUCHI : Boca de la Saya, reforzada con cuerno de búfalo para evitar el desgaste por rozamiento con la hoja.
SHOGÚN : Gobernador de Japón.

Nota de la autora: Cada vez que me enfrento al proceso de escribir un relato sobre la cultura japonesa me encuentro con muchas dificultades: no entiendo el idioma- muy poco-, y aún menos los Kanji; mucho más difícil es entender sus tradiciones, su cultura y su forma de vida, pero lo intento.

He escrito muchos relatos pero esta vez me he encontrado con un muro casi  inaccesible. Cuando escribí sobre "Naginata", la espada de las mujeres samurái, o sobre otros muchos conceptos,  al buscar información encontré páginas sobre su significado, su uso, etc; con "Katana" no ha sido igual.
Buscando documentación sobre el sable emblema de los soldados y samuráis japoneses solo encontré información sobre las diferentes partes que lo componen, poco más. Pero yo quería hacer un relato, así que me lo planteé como si de una boda se tratase, e ir ensamblando, "uniendo" estas diferentes partes, hasta la unión definitiva con el guerrero que sería su dueño. He dejado atrás muchas otras partes de la katana por no hacer más denso el relato, aún así pido perdón si resulta complicado de leer por las muchas palabras japonesas utilizadas, pero no he podido obviarlas.
Quiero resaltar además, que según cuentan los sensei armeros y expertos en katanas, la elaboración de cada una de ellas es única, y depende de la maestría del forjador al mezclar sus componentes, que la katana sea un arma mediocre o excepcional; y es completamente cierto que es la katana la que elige al guerrero y no al contrario. ¿Cómo?. Bueno, aquí os doy un ejemplo, pero la imaginación es muy poderosa...

LA KATANA: es un sable japonés (daitō), aunque en Japón esta palabra es usada genéricamente para englobar a todos los sables. "Katana" es el kunyomi (lectura japonesa) del kanji 刀; el onyomi (lectura china) es "tō" (pronunciado "to").
Se refiere a un tipo particular de sable de filo único, curvado, tradicionalmente utilizado por los samuráis. Su tamaño más frecuente ronda el metro de longitud y el kilo de peso.
El tipo de Katana más difundido en la actualidad es el conocido como "Oda Nobunaga", en alusión al shogún creador de dicho modelo, de hoja curva y alrededor de un metro de longitud total.


El origen de la katana japonesa se remonta a los siglos X-XII, cuando los chinos de la dinastía Song introdujeron en el país una espada curva llamada "El destripador de caballos" (斩马刀), nombre dado por ser un arma utilizada en combate contra la caballería pesada para destripar el vientre o atacar los cuartos delanteros del caballo. Esta espada, más adelante conocida como sable, simplemente evolucionó hasta la posterior katana Japonesa.

Debido al carácter curvo de su hoja y a su único filo, la katana debe ser considerada realmente un sable. Como tal, está fundamentalmente orientada al corte más que a la estocada. Su curvatura surge de la necesidad de obtener un corte eficaz cuando se maneja desde la montura del caballo; la hoja recta tiende a "empotrarse" en el momento del corte, mientras que la curva obtiene siempre un corte tangencial a la trayectoria del arma y con ello evita que la katana se quede bloqueada.
La katana era utilizada principalmente para cortar y debido a su capacidad de producir heridas muy severas, era considerada una especie de "guillotina de mano". Se la desenvaina con un movimiento axial de rotación, llevando el filo hacia arriba y se la puede blandir con una o dos manos (siendo esta última modalidad la tradicional).
Aunque el arte del manejo del sable japonés, según su propósito original, ha quedado en la actualidad casi obsoleto, el kenjutsu (conjunto de técnicas de sable) dio origen al gendai budō, un arte marcial moderno. Mientras, la esencia de su manejo persiste en el iaidō (antiguamente iai jutsu), que es el arte de "desenvainar cortando" y en el kendō (vía del sable) que es el arte de esgrimir una espada de bambú conocida como shinai y utilizando como protección una máscara (men) y una armadura (bogu).
Las espadas japonesas y otras armas cortantes eran fabricadas mediante un elaborado método de calentamiento reiterado, plegando y uniendo el metal. Esta práctica se originó debida al uso de metales altamente impuros.
La curvatura distintiva de la katana se debe, en parte, al trato diferencial durante el calentamiento al que es sometida. Al contrario de gran parte de las espadas producidas en otros lugares, los herreros japoneses no endurecen el sable completo, solamente el lado que posee filo. El proceso de endurecimiento hace que la punta del sable se contraiga menos que el acero sin tratar cuando se enfría, algo que ayuda al herrero para establecer la curvatura del sable. La combinación de un lado duro y un lado blando de la katana y de otros sables japoneses es la causa de su resistencia a pesar de retener un buen filo cortante.
Para ayudar al manejo de la katana, existe un tipo de arma llamada bokken, en forma de katana, pero de madera, cuya aplicación sirve para perfeccionar el movimiento de la katana sin ningún tipo de peligro y así combatir en entrenamientos.
La Shirasaya (白鞘, Shirasaya literalmente vaina blanca) es en apariencia similar a la katana, aunque carece de Tsuba (guardamano), y su Tsuka (mango), sin un Same (forro) y Tsuka-Ito (encordado) parecen formar una sola pieza de madera junto a la Saya (vaina) al estar la hoja envainada, dandole un aspecto similar a un Bokken. Dadas sus limitaciones, este montaje no se considera un arma efectiva, si no más bien una forma de almacenar una hoja de espada. A pesar de ello, si se produjo un tipo de arma ideada para el combate con estas características, la Shikomizue 仕込み杖, literalmente bastón preparado, donde estas características cumplían la función de disfrazar el arma como un bastón.

Este relato es propiedad de su autora y está protegido.

10 Hablan los Danna:

Xibeliuss dijo...

¡Sí, debe haber sido complicado de escribir! Pero te ha quedado un relato épico y a la vez muy sensual, también cargado de información.
Un abrazo, Carolina

Sidel dijo...

Ha tenido que ser muy dificil escribir el relato, pero yo por lo menos me he quedado con un arma épica llena de belleza y nuevos matizes en mi cabeza. Siempre es interesante aprender algo nuevo contigo. Besos.

Arena dijo...

Desde luego tiene que ser dificil y admiro mucho tus relatos, me transportan a ese momento y esa cultura, haces muy buen trabajo carolina e intresante, que casualidad , hace poco que tengo una Katana en casa en contra de mi voluntad, de momento la miro de reojo, pero leyendote estoy intentando comprender ciertas cosas ,ya me he atrevido a desenvainarla y me impone, mucho.
Un abrazo

Mercedes dijo...

Hola Carolina:
He visto que los haiku que pones en tu precioso blog son traducciones de Vicente Haya, pero no veo que lo comentes o por lo menos yo no lo he encontrado, por ningún sitio.
Por lo que se de V.Haya, no creo que tenga ningún inconveniente en que los utilices, pero sería oportuno que pusieras de dónde salen las traducciones.
Creo que es bueno para todos los que escribimos en los blogs que protejamos esa parcela, al menos mencionando el origen.

Estoy segura que a V.Haya le gusta tu blog y que no le importa que pongas sus traducciones, siempre y cuando se cumpla ese pequeño requisito.

Por favor, no publiques esto en el blog...¿vale?

Tienes un blog maravilloso, de los mas bonitos que conozco y esto que te digo es sólo una recomendación. Por supuesto eres libre de hacer lo que quieras.

Un abrazo, Mercedes

Carolina dijo...

Mercedes, estoy completamente de acuerdo contigo, y por unas cosas y otras, se me olvidó mencionarlo, algo imperdonable. Ahora mismo lo arreglo, y gracias por recordármelo.
Un beso, y otro a Vicente.
Espero me cuentes tus experiencias en Japón.

Mercedes dijo...

Gracias Carolina... comprendo que ha sido un olvido y no tiene más importancia.

Saludaré a Vicente de tu parte y ya contaré lo que me vaya llegando.

Un abrazo, Mercedes

vicente dijo...

El blog es una preciosidad. Gracias por usar mis traducciones y gracias por dejar constancia de ello. Un abrazo a las dos
Vicente Haya
vicentehaya@yahoo.es

Riyiqh dijo...

Sí es un poco lioso, pero no difícil de leer. Tantos nombres me han liado un poco, pero lo has escrito muy bien y queda muy bonito. :D

JonY dijo...

Llevo siguiendo su blog desde hace mucho tiempo, a la par de leer sus hermosos relatos y sumergirme en el Japón más misterioso y profundo.
Espero poder ser, en su día, la mitad de bueno en cuanto a escribir se referiere, que usted ^^.
Un beso y un abrazo enorme.
PD: la pongo en seguidores.

Carolina dijo...

Riyiqh: muchas gracias por pasar, me alegro que te guste :D.

JonY: Sé bienvenido a mi "Pequeño Japón". Gracias por tus cariñosas palabras, pero me queda todavía mucho que aprender. Espero más visitas, un beso y un abrazo también enorme!