O-KAERI NASAI

maikos tadaima -en casa-Coches de ocasionanunciosjuegosTest de VelocidadLetras de cancionesCompra y venta de pisosOfertas de Trabajo

miércoles, 7 de marzo de 2012

Lai Kwan o la libertad de decidir





    Los ojos oscuros y rasgados de Lai Kwan se cerraron al sentir la suave caricia del hombre que yacía sobre ella.

    Su piel vibraba emocionada, brillante, receptiva y sensible a su tacto, a su mano resbalando por sus caderas, más suave que el tacto de la seda de sus qipao acariciando su cuerpo día tras día, siempre que no trataba de adaptarse a la moda occidental.
    Hong Kong sería libre algún día, al igual que ella lo sería también de la tiranía de aquel que ahora la retenía entre sus brazos, deseando huir, deseando permanecer en ellos. Sintió una mano audaz abriéndose camino a través de su cuerpo y sus sentimientos se cerraron al igual que sus ojos. La seda del vestido se rasgó en un murmullo lleno de sensualidad y calor extremo, extendiéndose sobre las sábanas del lecho compartido.

   Amaba a aquel hombre, no podía evitarlo, a pesar de su traición. Lo amaba...y ese amor la estaba consumiendo, la hacía morir cada vez que uno de sus dedos invadía su intimidad, cada vez que desgarraba la seda que la cubría hasta la garganta, dejando al descubierto no sólo sus pechos, sino también su corazón.

    Lai Kwan se enamoró, como miles de mujeres se enamoran todos los días, todas las horas y todos los minutos. Pero el hombre escogido fue el hombre equivocado. Desde el primer minuto en que fue consciente de sus sentimientos, sabía que ese amor no arribaría a puerto seguro, no al menos a Heung Kong, el nombre que los chinos daban al puerto de Aberdeen, y que los occidentales llamaban "El Puerto de las Fragancias".

    Lai recordó el altar que confeccionó en memoria de Tin-Hau, la diosa del mar, y a ella dirigió sus pensamientos:

    "Si yo permanezco, dame la capacidad de aceptar. Si yo muero, mueran sus sentimientos conmigo."

    Su petición a la diosa le pareció cargada de egoísmo, y quiso rectificar, quizás para hacer aún más daño, quién sabe, ni ella misma sabía lo que quería.

    "Madre Tin-Hau, madre...no permitas que vuelva a desear a ninguna otra mujer, no lo consientas, salvo que su corazón cambie, salvo que ofrezca la ternura que a mí no me supo entregar. Yo, he decidido poner mi vida a tu servicio y alejarme de la esclavitud a la que su amor me condena. Voy a ser libre, por fin..."

    El hombre levantó la cabeza de la almohada y percibió en la penumbra el rostro de Lai Kwan. Besó su boca con ansiedad y le prometió amor eterno, un amor en el que ni siquiera los dioses creían. Pero Lai sonreía, le habló y le invitó a compartir una fiesta de despedida en el Puerto de Las Fragancias.

    -¿Despedida?, ¿a dónde vas, querida?
    -Vuelvo a mi hogar, xiansheng.
    -Llévame contigo...
    -No, xiansheng, no es posible.
    -No quiero separarme de tí.
    -Yo sí, mi señor. Quiero verme libre de tí y lucir mis vestidos sin que sean después rasgados ni mancillados. Quiero ser respetada por mis pensamientos y mis ideas, y quiero comprobar que puedo bailar como el mar lo hace alrededor de los miles de juncos anclados en este puerto, deseando volver a recorrer las costas, hasta arribar a casa, a puerto seguro.
    -Lai, tú eres mía.
    -No soy de nadie, ni tan solo de la Madre Tin-Hau. Ella me permite escoger, tú no lo haces.

    La mirada de Lai se clavó en la del hombre mientras deslizaba sobre su cuerpo un inmaculado qipao blanco bordado con flores de otoño y lo acordonaba hasta el cuello mao que aprisionaba su alma hasta dejarla sin respiración.

    Un alma que hasta ese mismo instante no se sintió en libertad...


Qipao: Vestido tradicional chino.
Xiansheng: Tratamiento formal chino equivalente a "señor".

8 Hablan los Danna:

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Bienvenida de nuevo Carolina. Te echaba en falta... Me gusta mucho este relato que refleja tan sutilmente los matices del alma femenina.

Seguimos leyéndonos.

Gracias, kotori.

Carolina dijo...

Mi querida Kotori:
Gracias por seguir ahí, como siempre. Yo también echaba en falta escribir.
Y también sigo tus hermosos haikus, como siempre.
Un beso enorme amiga.

solemalbec dijo...

Simplemente... maravilloso...hermoso!
Me encanto!
Te quiero contar que hace mucho, mucho tiempo, encontré en la biblioteca que herede de mi madre, y que mi madre heredo de su tía, un maravilloso libro, sin tapa, de hojas toscas y amarillas con un olor peculiar, y claro, un par de ácaros yaciendo entre las hojas. Ese fue mi primer libro de Relatos Chinos. Hoy me encontré con el segundo!
Gracias!
Cariños Sole.-

Carolina dijo...

Querida Sole:
Me has emocionado enormemente.
Que me compares con un libro antiguo, con olor, sin tapas, de hojas toscas y amarillas... es un gran honor, a pesar de los ácaros, con lo cual intuyo que es un libro conservado por ser especial. Seguro que ese libro tiene mil y una historias que contar, no solo por lo que contiene, sino por las manos que lo han sostenido para leerlo.
Mil gracias, y recibe un abrazo de esta geisha que solo intenta escribir pequeñas historias para que las disfrutéis y os sintáis más cerca de esta cultura.
Un beso...

David Fouler dijo...

Me gusta. No sólo por el contenido y el estilo, sino por la labor de investigación que se ve detrás. Un abrazo.

Carolina dijo...

Gracias, David, bienvenido.
Abrazos.

Humberto Dib dijo...

Hola, Carolina, llegué hasta aquí a través de tweeter. Estuve leyendo un par de entradas, me gusta mucho tu estilo y la temática que abordas, sinceramente, me enganchaste.
Con tu permiso, me quedo.
Un abrazo.
HD

Rafa dijo...

Genial. Me llama una vez más mucho la atención tu estilo, que bebe del estilo japonés en la forma y en lo directo que resulta, otorgando la belleza a las letras que no se pierden en florituras más allá de lo estrictamente elegante.
Hay una frase especialmente:
" Lai Kwan se enamoró, como miles de mujeres se enamoran todos los días, todas las horas y todos los minutos. Pero el hombre escogido fue el hombre equivocado";
que por su sencillez podría aparecer en el Genji Monogatari. A veces no hace falta darle mil vueltas a una idea para que ésta se exprese por sí misma mejor de lo que harían mil y una forzadas metáforas.
Un placer leerte.