O-KAERI NASAI

maikos tadaima -en casa-Coches de ocasionanunciosjuegosTest de VelocidadLetras de cancionesCompra y venta de pisosOfertas de Trabajo

viernes, 20 de marzo de 2009

KARYÛKAI



"El mundo de la Flor y el Sauce"


Es el significado de la palabra japonesa Karyûkai, el mundo secreto e impenetrable de las Geishas, un mundo que empezó a abrir sus puertas no hace mucho tiempo después de más de trescientos años de silencio tácito impuesto por la tradición, permitiendo que sus misterios, sus costumbres y su forma de vida dejaran de desarrollarse en un entorno oscuro y cerrado para darse a conocer a Occidente.
Existen muchos estereotipos sobre la figura de las Geishas que interpretan erróneamente su función dentro de la sociedad nipona, función que únicamente se comprende dentro del contexto cultural del Japón, consideradas como parte importante y vital de sus tradiciones y forma de vida.

Las Geishas o Geigi cumplen con las expectativas que los hombres japoneses tienen sobre el ocio y el entretenimiento pues son su máximo exponente.
Una Geisha debe ser, y es en esencia, hermosa como una flor y flexible y fuerte como un sauce, ése es el significado oculto de Karyûkai, la intención de la palabra, lo que realmente nos quiere transmitir, ésa es su fuerza, más allá de su transcripción literal, porque el lenguaje japonés está lleno de significados ocultos que hay que saber descubrir.

La palabra Geisha en japonés significa "Artistas" y así se denominan ellas mismas salvo en las comunidades de Kyoto, donde prefieren el término Geiko que quiere decir "Mujer del Arte", y como toda palabra japonesa, tiene un significado mucho más profundo que el de ser meras artistas según el concepto occidental.

Verlas en el desempeño de sus funciones es todo un espectáculo: cuando bailan, tocan sus instrumentos, cantan, actúan, conversan, e incluso simplemente paseando por las calles, aunque encontrarse con una verdadera Geisha no es corriente. La mayoría son falsas, muchachas jóvenes que no tienen nada que ver con este mundo y que se disfrazan como Geishas auténticas para ganarse unos dólares dejándose fotografiar por los turistas extranjeros.
Si uno tiene la fortuna de encontrarse con una Geisha real (se las suele ver paseando por la ciudad hacia el atardecer, puesto que duermen hasta muy tarde), quedará maravillado ante su atuendo: su kimono, sus sandalias, su peinado, pero lo que las delata como auténticas, es su elegancia innata, sus movimientos delicados, su sonrisa tímida, su voz suave y su orgullo de ser lo que son, todo lo que no poseen sus imitadoras, muy al contrario.

¿Qué significa ser una Geisha? No cabe duda de que existen muchas y diferentes respuestas, tantas como mujeres dedicadas a este mundo vocacional.
Así pues, bienvenidos al Karyûkai, El mundo de la Flor y el Sauce...

4 Hablan los Danna:

Belén dijo...

Ya te he encontrado.
Muy chulo en blog pero ahora tengo que hacer la comida. A ver si puedo enlazarte luego.

EscondidaEnOtroMundo dijo...

=) Un saludo

Sidel dijo...

Me encanta tu nuevo blog!!! quiero verlo más despacio... Desde que me leí "memoria de una geisha" me fascinan... Te seguire de cerca Carolina, besos.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Bonito sitio tienes montado por aquí, compañera. Ya te iré diciendo algo de lo que vaya leyendo ;)

Un beso

PD: te mando un correillo relacionado con las geishas ;)